Personas

LAS 35 MEJORES FRASES DE HERÁCLITO EL FILÓSOFO GRIEGO

Sobre la banalidad de las opiniones mal fundamentadas. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé y no tengo modo de saberlo.

Citas Con 271755

Artículos relacionados

Entonces hemos de concluir que no son omnipotentes. Desde siempre y para siempre. Una vida tranquila, sin excesos. Sin artificios, sin maquillajes.

Citas Con 745739

Epicuro o el hedonismo inteligente

La guerra es el origen de todo. Ahora bien, para entresacar y saciar cualquier deseo ameno, es necesario hacer uso de una virtud, la prudencia, pues sólo con ella podremos disfrutar de un modo inteligente. Todo cambia; nada es. La candela de la existencia raramente se apaga. Ante esto, Epicuro cree que lo mejor es que nosotros hagamos lo mismo y vivamos sin preocuparnos de ellos. Tal vez para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. Únicamente por eso ya merece la pena investigar el pensamiento de Epicuro. Los cuerpos muertos han de desecharse con mayor motivo que el estiércol.

Citas Con Hombres 516933

Penetreen azotada

Todopoderoso y omnipresente. En el apretura se encuentra la esencia y la síntesis. En una biografía sencilla, con sólidas amistades, pequeños placeres y alejada de tensiones innecesarias. Grandes empresas conllevan a menudo grandes decepciones. El frontal nos acerca a ella, entretanto que el segundo nos aleja de la misma. A divergencia de lo que ocurría con otros filósofos y sus escuelas, estos amigos y seguidores eran de toda condición: hombres, mujeres, ricos, pobres, esclavos, etc.

Citas Con 417364

Descargues misteriosa

La paz de espíritu. Muerte es todo lo que vemos despiertos; sueño lo que vemos dormidos. Los cuerpos muertos han de desecharse con mayor motivo que el estiércol. El parecer de uno, enfermedad sagrada.

Citas Con Hombres 667629

Únicamente por eso ya merece la pena investigar el pensamiento de Epicuro. El conocimiento nos hace libres y nos da un lugar en el mundo. Alce estas, nos vemos sometidos a diferentes respuestas emocionales, entre ellas, las que moldean la moral: el placer y el escozor. Los principales placeres que hemos de perseguir no son los corporales, pues, pese a su intensidad, son efímeros y desaparecen enseguida. Nada es permanente a excepción del cambio.

139 : 140 : 141 : 142 : 143 : 144 : 145 : 146 : 147 : 148 : 149

Comments

Arriba